¿Qué será del empleo?

La evolución de lo que se considera un trabajo es un fenómeno interesante y que pone en jaque a sociedades, gobiernos e incluso la viabilidad de una civilización.

Foxconn, which manufacturers the iPhone for Apple, plans to replace many of its Chinese workers with robots. Photograph: Bloomberg/Bloomberg via Getty Images
Foxconn, which manufacturers the iPhone for Apple, plans to replace many of its Chinese workers with robots. Photograph: Bloomberg/Bloomberg via Getty Images

En días recientes, cuando Foxconn automatizó la labor de 60,000 empleados,  tuvimos un recordatorio tremendo de que en esta ocasión, el viejo paradigma de que la tecnología crea mejores trabajos al automatizar labores repetitivas puede ya no ser cierto, en esta ocasión la automatización y la velocidad con la que los trabajadores pueden adquirir nuevas habilidades son muy dispares, los robots y el software vienen por los empleos.

China tiene las capacidades de manufactura más sofisticadas del mundo, en esta época de campaña electoral en Estados Unidos, cuando se habla de “regresar los trabajos de manufactura”  (La verdadera razón de la popularidad de una figura que resulta aterradora para quien sea que guste de reflexionar un poco y no de buscar soluciones mágicas) al territorio de los estadounidenses, se olvidan que esas fueron decisiones de empresarios norteamericanos, los mismos que no repatrian sus ingresos para evitar impuestos, y es que en una economía capitalista, ellos están cumpliendo con su labor de maximizar los ingresos, a costa de lo que sea, ciudades, el entorno, etc.

Además de que el trabajo de manufactura, en algunos sitios todavía se tiene la idea del “blue collar worker“, un trabajo que tiene mucho que ver con la fortaleza física, y ya no es así, ahora, son más sofisticados, requieren más preparación, y son contados, plantas enteras de manufactura pueden ser controladas del otro lado del mundo, es el presente, la era de la Manufactura 4.0

Muchas economías nacionales se han transformado, y son los servicios los que tienen la mayor tajada del pastel, pero, hay que preguntarse, en sociedades marcadas por la desigualdad, ¿cuánto tiempo va a pasar para que no hay quien pueda pagarlos?

Desde hace un tiempo se ha pensado que habrá un modelo post-empleo, en el que los seres humanos tendrán la oportunidad de buscar su realización más allá de la generación de ingresos.

La realidad es que las doctrinas económicas del presente no permitirían que esa transición fuese fácil, gran parte de la sociedad no alcanza a ver las consecuencias de sus actos.

Se habla de que en un futuro, los gobiernos no recolectaran impuestos, al revés, cada ciudadano recibirá un ingreso universal, más pequeño que un salario, pero que al ser pagado por individuo, permita solventar los gastos de una casa.

Los experimentos con el ingreso universal al día de hoy no son alentadores, la sociedad no está lista, y mientras eso pasa, la automatización y el desarrollo de la inteligencia artificial no se detienen.

¿Qué opinas? ¿Qué puede hacer un individuo o una sociedad para que esto no se convierta en una distopía?

 

Para Saber más:

Published by

itabeari

Un ingeniero mecánico que lleva diez años en el fascinante mundo del combate a la fricción

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *